Este sitio utiliza cookies. Al navegar por la web estás aceptando el uso de cookies.

Aceptar Más información

¿Calefacción o estufa?

27/01/2015
0 Comentarios
¿Calefacción o estufa? - Blog Coivisa

En invierno, tendemos a gastar más energía debido al uso de la calefacción o las estufas. Esto implica un mayor gasto económico frente a otros meses del año. Sin embargo, ¿qué conviene más económicamente hablando?

Estufas de cuarzo

1

 

Las estufas de cuarzo son aquellas que funcionan conectadas a la corriente eléctrica. Es una buena opción, sin embargo hay que tener precaución en su uso para mantener la seguridad en el hogar.

Hay que tenerla alejada de todo aquello que resulte inflamable y además tiene un elevado coste.

 

Estufas a leña

2

En este caso se puede instalar una chimenea o cualquier otro tipo de modelo de estufa que lleve leña. En cuanto al uso de la leña, hay que tener cuenta que en el sitio en el que vives esté permitido su uso, ya que se considera perjudicial para el medio ambiente por los agentes contaminantes que produce.

Esta opción puede resultarte elevada de precio si tienes que comprar la madera. No obstante, te resultara mucho más barata que las estufas de cuarzo si tienes a alguien que te pueda promocionar la madera o puedes conseguirla por tus propios medios.

Una de las desventajas de las chimeneas es que no calientan de manera uniforme la estancia, siempre se siente más calor donde se encuentra situada, a diferencia de la calefacción que es adaptable en todas las habitaciones.

 

Otras alernativas

Actualmente en el mercado existen varias posibilidades para poder calentar el hogar en invierno. Es el caso de los calentadores portátiles que son seguros en su utilización y además se apagan cuando reciben un golpe o se caen. Os vamos a dar una  serie de consejos para mantener el calor el casa y no gastarnos mucho dinero.

– Aprovechar la energía y el calor del sol siempre que se pueda abriendo las cortinas de la casa.

– Hacer circular un ventilador de techo con las aspas al revés con el fin de que el calor se disperse.

– Aislar ventanas exteriores, puertas y techos.

– Colocar ventanas con doble o tripe cristal.

– Instalar termostatos programables para regular la temperatura de la casa.

 

En definitiva, debes estudiar los pros y contras de ambas alternativas y ver cuál encaja más con tu hogar y economía.