Este sitio utiliza cookies. Al navegar por la web estás aceptando el uso de cookies.

Aceptar Más información

Techos a color

25/11/2014
0 Comentarios
Techos a color - Blog Coivisa

Lo más usual es pintar las paredes y dejar el techo en color blanco. Sin embargo, no hay ninguna regla que impida cambiar el orden. Dejar las paredes en colores neutros y el techo en un color llamativo dará un toque diferente.

Normalmente, al techo no se le presta mucha atención a la hora de pintar. Sin embargo, es un elemento que se debería de tener en cuenta porque  puede cambiar todo el ambiente. Si quieres actualizar el aspecto de tu casa, mira al techo y piensa qué podrías cambiar. Se puede agregar color, brillo, textura… y verás cómo se puede cambiar por completo el aspecto de un espacio.

 

1

 

Por ejemplo, en este caso las paredes están pintadas de un marrón oscuro que, combinadas con el techo en color blanco queda muy elegante. Sin embargo, en vez de pintar todo el techo, ya que, el ambiente quedaría muy sobrecargado, se pueden pintar solo algunas partes del techo del mismo color que las paredes.

22

 

Otra ideal original y alternativa a pintar el techo de un solo color es añadirle el diseño que más te guste. En este caso, el techo a rayas en tono berenjena contrasta a la perfección con el tono gris de las paredes. ¡Atrévete a innovar a la hora de diseñar!

 

3

 

Al igual que podemos poner parqué en el suelo, ¿por qué no ponerlo también en el techo? Esta idea, da un toque muy rústico como en el caso de esta cocina que da un ambiente muy acogedor.

 

4

 

Una combinación perfecta es el caso de este dormitorio. Las cortinas, cojines y el sillón junto con una parte del techo y las paredes en amarrilo hacen que se cree armonía en este ambiente.

 

5

 

Romper la monotonía del color neutro con un color mucho más fuerte da un aspecto de modernidad. Esta inyección de color le da la dosis de energía necesaria para hacer de este comedor un espacio más atractivo y moderno.

6

66

 

Y por último, las vigas que las podemos pintar a juego con las paredes, en otro color o incluso, como el caso de la segunda fotografía dejar el color natural de la propia viga.