Este sitio utiliza cookies. Al navegar por la web estás aceptando el uso de cookies.

Aceptar Más información

Tips para decorar un dormitorio matrimonial

22/09/2016
0 Comentarios

 

La decoración del dormitorio busca siempre combinar el confort con el gusto personal, en una de las estancias más personales e íntimas de la casa. Hay quien solo entra para dormir, pero hay quien gusta del dormitorio para leer, escribir, relajarse, vestirse o, simplemente, estar en sus momentos de ocio disfrutando de un espacio personal.

Por eso el dormitorio, además de tener una decoración acorde con el resto de la casa, debe ser un reflejo de la personalidad de quien (o quienes) harán uso de él. ¿Cómo puedes conseguirlo?

Si te gusta estar en la cama para leer o desayunar, por ejemplo, coloca varias mantas o cojines, elígelos con texturas suaves, en lo posible.

Si tienes alguna pieza de mobiliario especialmente bonita, colocarla en ángulo (si el espacio te lo permite) le dará aún mayor protagonismo. Las camas con dosel están a la última moda y los hay de muchos estilos, tenlas en cuenta.

Si hay un color en particular que te guste demasiado, el dormitorio es un buen lugar para aprovechar esa inspiración. Úsalo!

Una alfombra de color alegre a los pies de la cama, o dos a los costados, serán como rayos de luz iluminando la estancia. En caso de que ésta sea oscura, pequeña o con escasa luz natural, no lo dudes.

Si tus muebles y piezas principales son de colores neutros y ahora te apetece un toque de color, usa accesorios, haz un cabecero entelado, o usa las pantallas de las lámparas de mesa, hay muchas opciones.

Aunque no tengas mucho espacio, un pequeño sillón o sofá (o incluso una silla) te darán una buena zona de lectura y descanso. Añade una mesita y algún punto de luz y tendrás un rincón cálido,  íntimo y acogedor.

En cuanto a los cabeceros es importante destacar que no hace falta entrar en gastos. Existen muchas posibilidades para hacer uno con materiales reciclados, o bien utilizando un vinilo decorativo, o algún mueble que tengas.

Se trata, sobre todo, de encontrar el equilibrio que haga del dormitorio no un lugar solo para estar, sino para disfrutar.

Imágenes: MiCasa, DigsDigs