Este sitio utiliza cookies. Al navegar por la web estás aceptando el uso de cookies.

Aceptar Más información

Un ahorro que nos cae del cielo

25/03/2014
0 Comentarios
Un ahorro que nos cae del cielo - Blog Coivisa

Cada vez es más común aprovechar el agua que cae del cielo y así combatir la sequía en diferentes lugares del mundo donde hay escasez de agua. Uno de los problemas ambientales más importantes en estos momentos.

En España ha caído 779 litros de agua por metros cuadrados en el último año hidrológico, según la Agencia Estatal de Meteorología. Cifra que cambia según la Comunidad Autónoma, ya que no es lo mismo lo que llueve en Andalucía que en Galicia por ejemplo. En nuestro país se considera que el año hidrológico comienza el 1 de octubre y termina el 30 de septiembre, aunque también se suele razonar que  el año Agrícola o Hidrometeorológico comienza el 1 de septiembre y termina el 31 de agosto.

Imagen en blanco y negro de la lluvia dando contra un muro donde se aprecia cada gota

En cuanto a consumo de agua, en Europa Occidental, se consumen entre 150 y 300 litros de agua por persona y día, aunque la mayor parte del agua potable no es usada en las actividades básicas como son beber, cocinar y cuidar tu higiene corporal.

Grifo abierto visto desde arriba y el agua cayendo dentro de un barreño

Ahora bien, en algunas ciudades europeas, el ahorro de agua ha aumentado en los últimos tiempos y se consume por persona y día una cantidad muy inferior a la de la media. Destaca el caso de Barcelona en España, donde se consume por debajo de los 120 litros por persona y día. Muy lejos de los 162 litros por persona y día de París, los 172 de Nueva Delhi, los 320 litros de Tokio o los 503 litros de Nueva York. Otros estudios integrales también destacan Barcelona como una de las urbes con menor huella ecológica en relación con su población e índices elevados de calidad de vida.

La Organización de Naciones Unidas ha realizado un informe “ONU – Hábitat” en el que se prevé que la lluvia será la respuesta a largo plazo a la falta de agua.

Las aguas pluviales pueden ser un  gran ahorro si se sabe utilizar debidamente. A pesar de que no es potable debido a la contaminación atmosférica, la cual reduce su calidad. Aunque no es saludable para que los seres humanos consuman, se puede utilizar para el uso doméstico;  llenar los inodoros, regar o incluso, lavar la ropa.

Es  interesante saber que dos terceras partes del agua potable consumida por los hogares se usan en el baño, mientras el tercio restante es acaparado por la cocina, la limpieza de la casa y la lavadora.

Para poder reutilizar debidamente el agua de la lluvia y así ahorrar dinero de una manera eficiente se debería de construir grandes depósitos para recoger esta agua.

Imagen de una ventana con gotas de lluvia en el cristal, las cuales están nítidas y perfectamente enfocadas y viéndose de fondo un amanecer desenfocado

El agua de lluvia tiene varias características ventajosas:

  • Suele ser mucho más limpia, en comparación con las otras fuentes de agua dulce.
  • Aunque intermitente y en ocasiones impredecible, es un recurso gratuito y que no depende de un suministro centralizado.
  • En lugares con regímenes pluviales regulares, el agua de lluvia puede reducir drásticamente el consumo de agua corriente y, a través de sistemas de potabilización homologados, puede incluso garantizar el autoabastecimiento de agua.
  • Se requiere una infraestructura sencilla y poco costosa para captar, almacenar y distribuir aguas pluviales. Durante siglos, culturas como la mediterránea lograron aprovechar este recurso que ahora está olvidado.

 Plano corto de la lluvia cayendo en un lago o río con tonos verdosos

¡No hay más que pensar! Aun se puede aprovechar; ahorra dinero reutilizando el agua de la lluvia. Además, ya sabes el dicho; “en abril, aguas mil”.